Deshojando la Margarita

0
10

 

Estos días han sido muy revolucionados para quienes gustamos de seguir las noticias, pero la renuncia de 33 años de militancia de Margarita Zavala al PAN sí que sacudió todo. Y de nuevo se mueven y tiemblan los escenarios políticos para el 2018.
¿Por qué nos referimos al 2018? Porque es la elección presidencial, donde se decide que rumbo deseamos para el país. Donde todas las fuerzas políticas intentan mover sus tableros y jugar lo mejor posible el juego electoral. Las reglas están escritas, sin embargo, nunca son suficientemente claras.
Los escenarios se reacomodan a cada momento. Un candidato que ya todos conocemos es AMLO, quien tiene tiempo intentando ganar por la vía del voto la Presidencia de la Republica, a quien es seguro que veremos en las boletas por MORENA. Al irse perfilando como el favorito, las distintas fuerzas políticas están intentando contrarrestarlo con opciones competitivas, y hoy vemos que una de ellas ha sufrido un descalabro con la salida de Margarita Zavala.
Esta historia empezó así, el PAN, el PRD y un sumado Movimiento Ciudadano formaron el frente amplio, luego frente ciudadano, se unieron despertando algunas expectativas sobre sus posibilidades de competir de tú a tú con las otras dos opciones, por un lado MORENA (AMLO), y por el otro PRI y sus acólitos.
La salida de Zavala aparentemente desinfla y mueve el escenario político anteriormente perfilado del Frente Ciudadano como opción de fuerza. Y plantea otras expectativas ¿Margarita Zavala como candidata independiente es atractiva? Muy pronto lo sabremos. Ya veremos si ella arrastra cuadros panistas militantes y sobre todo, de primer impacto se percibe el debilitamiento del PAN, que era el partido fuerte de la triada llamada Frente Ciudadano.
Los escenarios para el 2018 son muy fluctuantes, el PRI tiene fincadas sus expectativas no en un candidato no en una figura sino en que tanto puede manejar el proceso, ya sea interviniendo al interior de las otras corrientes o fuerzas políticas o bien en el momento del proceso, como sistema, con sus estructuras e instituciones influir, cooptar, corromper, fraudear o lo que sea necesario para mantenerse en el poder. Le apuestan a todo lo anterior, más que a una competencia realmente democrática, con figuras que puedan gustarle a la sociedad, o que generen confianza en los votantes, pareciera ser que esa no es su fortaleza en esta coyuntura, sobre todo si tomamos como referente las recientes elecciones, específicamente la joya de la corona del grupo Atlacomulco el Estado de México y su enseñanza.
El país se encontraba dividido en una competencia que se observaba de tres, la salida de Margarita Zavala por ende rompe ese escenario, que le había traído preocupación al PRI. Por decir lo menos este cambio de escenario puede ser benéfico para este, así como para Morena. Lo que mi enemigo pierde se vuelve mi ganancia, ¿o no? Y en una arena política donde la regla que opera es que no hay reglas, cada descalabro del contrario se vuelve ganancia propia.

PANDORA: Andamos mal en México si la OCDE nos señala como un país que tiene la tercera tasa más baja de empleo femenino entre todos los países que pertenecen a la Organización, y estas brechas se señalan claramente que nos tienen con consecuencias negativas para el crecimiento de la economía.
Solo 45 de cada 100 mujeres mexicanas en edad de trabajar están empleadas, si bien es cierto se reconocen esfuerzos por caminar a la igualdad de género la realidad que reflejan estas tristes cifras es que nos falta mucho, un largo camino para llegar a ella. Así por ejemplo tenemos que las mujeres ganamos 30 % menos que los hombres, aunque no es una brecha salarial homogénea en todo el país, es impactante, que por la misma preparación (y en ocasiones mayor), las mismas horas y responsabilidades permee la idea de que no debemos ganar lo mismo que los varones, que no ocupamos ganar lo mismo o que no merecemos, como parece que indica el dato.
Quienes aspiramos a un México mejor tenemos que hacerlo conscientes de que las desigualdades de género son un gran obstáculo para el desarrollo. Cambiar o no avanzar, no hay de otra: IGUALDAD.

 

`

 

Dejar respuesta